gastronomia consciente by manuel alonso

Comer rico no es comer mal

Esta nueva entrada quiero dedicarla a un tema que siempre me ha apasionado y preocupado y es la alimentación a la que sometemos a nuestro cuerpo cada día de nuestra vida

Imagina que has comprado un coche deportivo de alta gama y el vendedor te explica que para que funcione correctamente y a la máxima potencia debes ponerle un tipo de aceite y un combustible concreto y debes llevarlo a revisión cada seis meses para su puesta a punto y para que tenga una larga vida. Pues nuestro cuerpo es nuestro mejor deportivo, es lo más importante y nos va a acompañar el resto de nuestra vida, en cambio no pensamos ni nos cuidamos con el mismo mimo y atención.

Opino que el cuerpo humano funciona como una maquinaria perfecta y en caso de que no sea así o que algo nos siente mal, debemos preguntarnos el porqué. Es vital ser conscientes de lo que comemos, cómo lo hacemos, cómo cocinamos, y plantearnos una pregunta ¿qué lleva lo que nos estamos llevando a la boca?. Saber la procedencia de lo que comemos, el proceso que ha seguido comer sano no es comer mal. manuel alonso chef casa manolo daimúshasta llegar a nosotros o dedicar unos segundos a leer la etiqueta de la composición son pequeños gestos que nos harán más conscientes de nuestra alimentación. Por otro lado es importante escuchar a nuestro propio cuerpo, esto nos dará esa visión de aquellos alimentos que nos sientan bien y los que no, sobre todo observarnos después de comer, cómo hacemos la digestión, la pesadez, la actividad intestinal… 

Esto hábitos y algunos otros como la meditación o el deporte, los aplico en mi persona. Hace unos años me dí cuenta que podía y debía trasladarlo a la cocina de mi restaurante, aplicar una serie de criterios que, sin renunciar a la creatividad y al sabor, hicieran de mis elaboraciones y en la globalidad del menú degustación más saludables y conscientes. En ese punto, conocer el origen y la trazabilidad del producto, saber los hidratos de carbono, proteínas y grasas de cada plato, lo he convertido en un deber para con mis comensales. Uno de mis propósitos, más allá del disfrute que es nuestro objetivo, es que las personas que visitan nuestros restaurantes tengan una buena tarde o noche, que su digestión y sensaciones sean perfectas y que nos recuerden por lo bien que han comido y no por lo pesados que se sientan.

En consecuencia he aplicado en mis restaurantes lo que hemos llamado Gastronomía Consciente, que es la tarea de ser consciente de lo que comemos, de cómo cocinamos, de cuál es su procedencia, de cómo tratamos los alimentos cuando los elaboramos, y buscar los porqués. 

La comida es la gasolina de nuestro deportivo, si queremos estar sanos, activos, felices, dinámicos, proactivos, alegres. Cocinar es una acción que deberíamos incluir en nuestro día a día y dedicarle su tiempo, hacer la compra, cocinar y disfrutar de conversaciones en torno a una mesa son buenos hábitos que deberíamos potenciar.

¿Qué lleva lo que nos estamos llevando a la boca?

Te recomiendo comenzar esta acción que seguro te va a traer muchas satisfacciones, alegría y bienestar que aún no te imaginas. Y si necesitas que te ayude, será un placer para mí ayudarte, puedes enviarme un correo al mail info@restaurantemanolo.com y comenzaremos el reto juntos. 




Leave a Reply